miércoles, 2 de diciembre de 2015

Algunas noticias sobre el barrio chino durante la huelga general de 1902.


(todas las imágenes están tomadas de La Esquella de la Torratxa,  número 1207, 28 de febrero de 1902)


Desde diciembre de 1901, hay una huelga de metalúrgicos en Barcelona  que exigen de  los patronos   la aprobación de la jornada laboral de 9 horas.  No todos los trabajadores del ramo secundan la huelga.  Una empresa tan importante como La Maquinista Terrestre y Marítima, permanece abierta ya que sus trabajadores han rechazado   sumarse al paro.  En total, son entre 7.000 y 8.000 trabajadores los que llevan nueve semanas  sin entrar a trabajar.  Las posiciones de trabajadores y empresarios se han enquistado y no progresa una negociación que impulsa el Ayuntamiento de Barcelona.

El  16 de febrero de 1902,  domingo, 25 sociedades obreras celebran un mitin en el Teatro del Circo Español. Aún no se ha fundado la CNT.  Hay una serie de grupos de solidaridad obrera que van adquiriendo predicamento entre cada vez más ramos de trabajadores.  Veinticinco de esos grupos organizan el mitin y en un teatro abarrotado, la mayoría de oradores se manifiesta en favor de la huelga general.  En otro teatro, sociedades de apoyo entre los carreteros  celebran  un mitin al haberse negado los patronos a cumplir con un pacto anterior sobre sus condiciones de trabajo.  En el teatro Delicias, los descargadores de carbón también celebran un acto promoviendo la constitución de una sociedad de apoyo mutuo.  Hay muchos otros actos durante ese domingo en donde trabajadores de varios sectores debaten si  acudir en apoyo de los metalúrgicos.  A medida que transcurre el día,  se va extendiendo por Barcelona la consigna de iniciar una huelga general.

Al día siguiente, grupos de trabajadores  impiden la salida de tranvías, la entrada de trabajadores en las fábricas, la apertura de comercios.  La huelga general cuaja en Barcelona.  

En la calle del  Carmen, un grupo de obreros detiene un entierro. Solo se permite que continúe el cortejo fúnebre el coche que lleva al muerto,.  Se detiene también la comitiva de una boda que se dirigía al Hotel Oriente.  Aquel lunes muere el primer obrero al resultar herido por arma de fuego al intentar cerrar a la fuerza una tienda de gorras en la calle Carders y oponerse su dueño a la ación de los obreros mediante disparos.  Un transeúnte fallece al disolver las fuerzas del orden las concentraciones de obreros en el centro de Barcelona.












Al mediodía, fuerzas del ejército se despliegan por las Ramblas.  Por la tarde, la ciudad está paralizada. El ejército custodia las fábricas de gas y electricidad y los depósitos de agua.  El capitán general de Cataluña, teniente general Enrique Barges y Pombo, declara el estado de guerra en todo el territorio de la provincia de Barcelona, por el que  los actos que afecten al orden público quedan sometidos a la jurisdicción militar y juzgados en juicio sumarísimo los detenidos por tal motivo.
Se convoca a los cuerpos del somatén y en donde no los hay se crean,  como en los barrios de la Marina y de Sants.







A pesar del estado de guerra, los trabajadores no se amilanan y paran el funcionamiento de la ciudad. Panaderías,  prensa (no hubo periódicos en toda la semana), hoteles, salas de espectáculos, fábricas, medios de transporte,  recogida de basuras…  de grado o por fuerza estuvieron sin funcionar toda la semana, salvo en aquellos casos en que se empleó la fuerza pública para dar servicio, como fue el caso de algunas líneas de tranvía.   







A medida que transcurre la semana, la falta de dirección de los obreros en huelga y la contundencia de las tropas disolviendo a tiros toda concentración de trabajadores  y deteniendo a las direcciones de las sociedades obreras, va mermando el apoyo a la huelga  hasta que el sábado la ciudad vuelve a la normalidad




Durante cinco días, y a pesar de la presencia numerosa de fuerzas del ejército en las calles,  los trabajadores de Barcelona bloquearon el funcionamiento de la ciudad. A consecuencia de los disparos, murieron varios trabajadores y  algunas personas ajenas a la huelga.  Los trabajadores volvieron a la semana siguiente al trabajo sin haber conseguido sus objetivos, pero aquella huelga sentó las bases para la creación de Solidaridad Obrera y más adelante para la consitución de la CNT.  

También los patronos aprendieron y al año siguiente, varias asociaciones patronales del metal se unieron en la Sociedad de Industriales Mecánicos y  Metalarios que tomaría una serie de acuerdos como la confección de listas de huelguistas, apoyo económico a las empresas en huelga y  que el resto de empresas no contratasen trabajadores en huelga de una de ellas. En otro orden de cosas, uno de los efectos de la huelga fue la creación de la Caixa de Pensions en 1904, con la finalidad de fomentar el ahorro entre los trabajadores y reducir el peso de los acciones desesperadas por apuros económicos.  



Siendo el objeto de este blog las noticias  relacionadas con el barrio chino, incluyo los episodios que directamente afectaron al barrio durante  la huelga.  (las noticias sobre el barrio chino proceden todas ellas de El Diluvio en su número del 24 de febrero de 1902, primero que aparece tras la huelga)


El miércoles, 19, en la calle de San Ramón, una multitud se apodera de un carro lleno de carneros y se los lleva, en opinión del redactor de la noticia,  a la calle del Mediodía  para celebrar un "opíparo banquete". 



Ese mismo miércoles por la tarde, desde las azoteas de los edificios del  Portal de Santa Madrona se dispara contra varios municipales que estaban registrando varias "casas de lenocinio". La escaramuza deriva en una batalla que dura hora y media y en la que se disparan más de 1.500 tiros entre quienes acosaban a las fuerzas del orden desde el Portal de Santa Madrona, Cid, Olmo y calles aledañas, y la guardia civil y fuerzas del ejército situadas en la acera de Montjuic del Paralelo y el cuartel de Atarazanas. De resultas de la refriega, queda herido de muerte un guardia civil y gravemente heridas dos mujeres y un joven. 




El viernes 21,  es asaltada a primera hora de la mañana una panadería de la calle Cadena. Alertados por el dueño de la panadería, acuden varios policías municipales que abren fuego contra la multitud, de lo que resultan varios heridos de bala y un muerto en la persona de un trabajador de la compañía catalana de gas que al parecer no tenía relación alguna con los huelguistas.



5 comentarios:

  1. Maravilloso reportaje, una pasada de bonito, muchas gracias Josep, petons i bon cap de setmana.

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso reportaje, una pasada de bonito, muchas gracias Josep, petons i bon cap de setmana.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Mª Trinidad. Siempre tan gentil.
    Que lo pases muy bien en este puente.

    ResponderEliminar
  4. Perfecte, Josep ! Què ben exposat i explicitat que ho has fet !... com sempre, clar !
    ets un artista !! Gràcies !!

    ResponderEliminar